Saltar al contenido

Las antiguas civilizaciones perdidas

civilización perdida y misteriosa

¿Cuál es la teoría histórica que cada vez está cogiendo más fuerza?

La de las civilizaciones perdidas.

Cada vez más antropólogos, geólogos y otros científicos independientes se están subiendo al carro de esta hipótesis después de señalar a la evidencia que va saliendo a la luz.

Otra teoría que podría parecer loca en su tiempo y ahora es mundialmente aceptada, es la del asteroide que cayó en el Golfo De Mexico.

Un pedrusco que destruyó no sólo los dinosaurios, pero también más del 75% de la vida. Un hecho que también fue desestimado durante décadas.

Hasta que hubo una aceptación general.

La verdad siempre sale a la luz, y realmente creo que en este caso no será una excepción.

Alrededor del mundo, desde las pirámides de Egipto hasta Göbekli Tepe en Turquía, pasando por las ruinas de las montañas de Perú, es posible encontrar extraordinarios ejemplos de arquitectura megalítica que a día de hoy siguen sin tener teorías oficiales.

Creo que hay partes de la historia de las civilizaciones que se ha perdido y aún hay que reescribir la historia que decimos creer conocer.

Hechos inexplicables com el corte imposible en la roca, mover toneladas de peso con unas supuestas herramientas que nunca se han encontrado, la interesante manera en como muchos monumentos de piedra tienen una orientación astral…

Son sólo algunos de los enigmas que algunos divulgadores han hecho que se plantearan: ¿y si hubo civilizaciones perdidas que aún tenemos que descubrir?

Lo más destacable es que en el registro arqueológico de estos lugares no se puede encontrar una evolución de la técnica de este tipo de construcciones.

Es una realidad muy importante que se suele pasar por alto.

arquitectura megalítica
No es posible encontrar pirámides más pequeñas y chapuceras que los ingenieros egipcios usaran para practicar antes de saber cómo crear las espectaculares pirámides que han sobrevivido durante miles de años.

Algo no encaja en nuestro pasado

Digamos que eres un arqueólogo de dentro de varios miles de años que está estudiando nuestros coches.

En el registro arqueológico, podrías ver claramente la evolución de los vehículos de combustión interna, desde un Ford Model T a un Tesla.

Esto es lo que los biólogos evolutivos encuentran cuando analizan el registro fósil, o los arqueólogos cuando estudian la historia reciente.

parte de Göbekli Tepe
Parte de Göbekli Tepe, del que hablaremos en el blog. Se descubrió hace relativamente poco y sólo un pequeño porcentaje ha sido excavado a día de hoy.

Pese a ello, alrededor del mundo, la arquitectura más avanzada y espectacular parece haber salido de ninguna parte dentro del registro arqueológico: justo al principio de dicho registro.

¿Cómo surge de la nada una civilización compleja?

Echa un vistazo a un automóvil de 1905 y compáralo con uno moderno. El proceso de desarrollo que ha sido necesario resulta evidente.

Por otro lado no hay ningún paralelismo con Egipto. Todo estaba ahí desde el principio.

La conclusión lógica es que esta arquitectura megalítica es quimérica. Fue construida por alguien ajeno a las culturas de la antigüedad que se desarrollaron a su alrededor, cuyos descendientes aceptan felizmente el dinero de los turistas para enseñar dichas obras.

En otras palabras, nos enfrentamos a construcciones inexplicables, de una escala inmensa y una finalidad desconocida. Y todas ellas parecen haber salido de ninguna parte, sin unos preparativos ni antecedentes claros, envueltas en un halo de misterio.

¿Pseudociencia con gorro de papel de aluminio?

¿No es esto una teoría más?

No es ningún secreto que de teorías conspirativas hay a patadas.

Una lista rápida:
  • OVNIs
  • Percepción extrasensorial
  • La verdad sobre el 11S
  • La Tierra plana
  • El efecto Mandela
  • Las teorías conspirativas nazis
  • Civilizaciones extraterrestres antiguas
  • Etc.
En qué fallan:
  • Son errores del pensamiento crítico.
  • Son trampas Dunning-Kruger, ya que se trata de temas discutidos por personas normales sin prácticamente conocimientos sobre un tema. Las personas que se pasan un par de semanas o meses viendo vídeos de YouTube que confirman sus ideas sobre un tema acaban convenciéndose de que son unos expertos en media docena de disciplinas científicas relevantes para una teoría conspirativa concreta.
  • Están basadas exclusivamente en anécdotas, como historias populares, recuerdos, sueños y sensaciones.
  • Desafían el sentido común económico
  • Son promovidas por artistas o “periodistas” que tienen un claro incentivo económico para dar un enfoque sensacionalista o incluso inventarse por completo las cosas.

Posibles civilizaciones perdidas

as

Göbekli Tepe

Se trata de un yacimiento arqueológico megalítico descubierto en el sur de Turquía y que fue construido allá por el 9600 a. C., la misma época en la que la Atlántida fue destruida según los escritos de Platón.

Göbekli Tepe
Göbekli Tepe es un punto de inflexión en la arqueología.

Y ése es el motivo por el que este yacimiento del sudeste de Turquía es tan importante: porque rompe por completo los paradigmas y pide a gritos la consideración seria de una posibilidad que antes estaba relegada a los lunáticos.

Y es que podría haber civilizaciones perdidas mucho más antiguas y misteriosas de lo que creíamos.

Lo realmente raro de los megalitos de Göbekli Tepe es que parecen estar apuntando a nuestros tiempos, en concreto a entre 1960 y 2040.

Vivimos en una época significativa desde el punto de vista astronómico. El motivo es que desde nuestra perspectiva, la galaxia de la Vía Láctea tiene dos puertas a cada lado y nuestro solsticio de verano apunta la gran masa del núcleo de la galaxia.

Si pertenecieras a alguna de las civilizaciones perdidas y pusieras un gran empeño en que te entendiera alguna civilización del lejano futuro, lo mejor sería dejar un mensaje usando monumentos arquitectónicos gigantescos ya que la roca es lo único que perdura en el tiempo.

Usando estos pedruscos enormes, las sociedades actuales se lo pensarían dos veces antes de tumbarlas. Asociándolos con un lenguaje universal como los lentos cambios de la precesión del cielo que podría leer cualquier cultura con conocimientos astronómicos.

Por lo tanto, resulta raro (y algo perturbador) descubrir que las coordenadas solares y astronómicas de la misma ventana de 80 años situados entre 1960 y 2040, que según las profecías de los mayas marcarían un punto de inflexión en la historia de la humanidad, también estén grabados en altorrelieve en un pilar de hace 12.000 años situado en Göbekli Tepe en la lejana Turquía.

Redactando un artículo completo sobre esta civilización. ¿Te interesa? suscríbete.

Baalbek

Éste es otro impresionante yacimiento de arquitectura megalítica que se ubica en el actual Líbano, y que muestra indicios de una antigua construcción usando bloques de piedra de 800 toneladas.

Obviamente, dado que fue usado como base arquitectónica para el Templo de Júpiter erigido por los romanos y que después fue cubierto parcialmente por dicha construcción romana, la única deducción lógica es que el yacimiento original debe ser más antiguo que el templo.

Redactando un artículo completo sobre esta civilización. ¿Te interesa? suscríbete.

Sacsayhuamán

Las gigantescas construcciones de roca tallada de los Andes no se limitan en absoluto a los yacimientos de Sacsayhuamán, sino que se pueden encontrar por toda la región. Ahora bien, estas construcciones no fueron resultado del trabajo de los incas, sino de civilizaciones perdidas mucho más antiguas que hace tiempo que se perdieron en la historia.

Redactando un artículo completo sobre esta civilización. ¿Te interesa? suscríbete.

La hipótesis del cometa

Según algunos autores, la Atlántida habría desaparecido de manera muy cinematográfica debido a un evento celestial catastrófico.

cometa hacia la Tierra

En concreto, se cree que América del Norte fue el epicentro del cataclismo resultante. Varios de los impactos más grandes que recibió la capa de hielo de América del Norte provocaron inundaciones y grandes olas, además de lanzar enormes nubes de polvo a las capas superiores de la atmósfera que acabaron envolviendo la Tierra. Esto evitó que los rayos del Sol alcanzaran la superficie, lo que provocó el repentino inicio de un misterioso enfriamiento global que los geólogos llaman el Joven Dryas.

Esto ocurrió hace mucho tiempo en términos históricos, pero no hace tanto en términos geológicos. En concreto, tuvo lugar al comienzo de la pequeña edad del hielo que ocurrió hace unos 12.000 años. De esta manera, la hipótesis barajada por algunos autores es que el impacto de un cometa provocó esta pequeña edad del hielo a la que se le llama Joven Dryas.

Lo más probable es que el impacto tuviera lugar en lo que hoy es el oeste de Canadá, en un momento en el que esa región estaba cubierta por una enorme capa de hielo. Precisamente ése es el motivo por el que no hay un cráter de impacto visible. Ahora bien, existe evidencia de esto en el estado de Washington, en la región conocida como los Scablands.

Pero es posible que los costes humanos de este desastre no se limitaran a la completa destrucción de las culturas de cazadores-recolectores, como el pueblo Clovis de América del Norte. En este sentido, hay que plantearse la posibilidad de que civilizaciones perdidas avanzadas, hoy en día olvidadas por la historia, también pudieran haber sido arrasadas.

La idea no es que ocurriera un único impacto de un cometa o asteroide, como en una película de Hollywood, sino que un cometa pasó muy cerca de la tierra y eso hizo que sufriéramos el impacto de muchos asteroides. También es probable que este cometa pusiera fin a esta pequeña edad del hielo alrededor de mil años más tarde, debido a la disrupción de los flujos de agua de los océanos provocados por los subsiguientes impactos.

Considero que es muy posible que el Joven Dryas fuera iniciado por varios impactos de un gran cometa fragmentado. A la luz de la evidencia mitológica, también hay que considerar la posibilidad de que hubiera más encuentros con el flujo de desechos en órbita producidos por el mismo cometa, los cuales habrían terminado con el Joven Dryas.

Los megalitos son un mapa del cielo nocturno

Resulta fascinante que algunos de los megalitos más emblemáticos representen las estrellas del cielo nocturno. En concreto, representan la precesión de los equinoccios.

No es ningún accidente que los primeros cristianos usaran el pez como su símbolo, ya que la constelación de Piscis ha albergado el Sol durante el equinoccio de primavera desde el principio de la era cristiana hasta hoy. Tampoco se equivoca la famosa canción “The Age of Aquarius” al decir que “vivimos en el amanecer de la Era de Acuario”, ya que los inicios del siglo veintiuno se encuentran cerca del final de la Era de Piscis y en el umbral de la “Nueva Era” de Acuario.

La guerra contra la corriente dominante

Ahora bien, estas hipótesis deben enfrentarse a una batalla en desventaja contra la corriente principal defendida por historiadores consolidados. La arqueología es una disciplina muy conservadora. De hecho, desde mi punto de vista, los arqueólogos tienen horror a poner en cuestión cualquier cosa que sus predecesores y colegas ya hayan declarado como cierto, sea cual sea la materia de estudio.

En el caso del cometa del Joven Dryas, lo que resulta obvio que está pasando es que una hipótesis extraordinaria ha satisfecho una y otra vez la demanda de evidencias extraordinarias que la soporten. Por lo tanto, ha empezado a colarse por las celosamente defendidas puertas que protegen a la corriente dominante.

Mitología

Existen un montón de paralelismos entre el relato del Arca de Noé y otros mitos de las culturas antiguas. Al parecer, en la región turca de Derinkuyu existen ciudades subterráneas que podrían haber servido para soportar la extinción provocada por el Joven Dryas.

Por otro lado, tanto los relativos bíblicos como los mesopotámicos concuerdan en que Armenia fue el lugar en el que se refugiaron los supervivientes de esa gran inundación.

Los magos

Existen numerosos mitos alrededor del mundo que describen “dioses”, magos o seres humanos poderosos y tecnológicamente superiores que llevaron la sabiduría y la tecnología a distintas culturas. La idea es que estos seres fueron supervivientes de civilizaciones perdidas más avanzadas que acabaron desapareciendo.

Guiza fue uno de los distintos lugares de todo el mundo (Göbekli Tepe fue otro) en el que decidieron asentarse los supervivientes de una gran civilización prehistórica que fue prácticamente destruida en el cataclismo global que tuvo lugar al inicio del Joven Dryas. También fue donde su sabiduría puso en marcha un plan a largo plazo para producir “la resurrección del antiguo mundo de los dioses”.

Curiosamente, estos hombres misteriosos solían ser representados con rasgos europeos o caucásicos distintivos, como piel blanca y barbas. Esto hace que me pregunte si hay otro ejemplo de “rima histórica” en el fenómeno del flujo de gente blanca de países occidentales que peregrina al tercer mundo para iluminar, compartir recursos, llevar medicinas, construir escuelas o perforar pozos.

Durante toda mi vida, cuando veía documentales sobre las pirámides u otros yacimientos megalíticos, siempre me pregunté por qué… ¿Por qué los pueblos antiguos se tomarían tantas molestias para construir estas estructuras gigantescas? ¿Por qué una nación o una civilización como los egipcios dedicarían una enorme cantidad de recursos para construir una tumba gigantesca? Soy consciente de que los reyes de la antigüedad tenían unos egos igual de gigantescos, pero eso no explica realmente el motivo de dedicar una proporción significativa de tu economía a un proyecto realizado por pura vanidad.

La arquitectura megalítica tenía finalidades religiosas evidentes, he conocido a un montón de personas religiosas y ninguna de ellas era tan poco pragmática con su fe como para dedicar sus vidas a construir algo completamente simbólico y sin una finalidad práctica. No me convencen las explicaciones de quienes llevan gorros de papel de aluminio, que dicen que las pirámides eran fábricas generadoras de energía, o cualquier otra locura. Construir pirámides parece un trabajo horrible y pesado, por lo que soy incapaz de imaginarme que tantas personas tuvieran tanto interés en hacerlo.

¿Y por qué no siguieron haciéndolo? ¿Por qué hoy en día todos los supuestos descendientes de los constructores megalíticos viven en la miseria? Hay un marcado contraste entre la arquitectura megalítica y las decrépitas ciudades modernas de El Cairo, Lima o Atenas.

La explicación es que la arquitectura megalítica fue algo parecido a un programa de autoestima para la humanidad. Los magos, con su tecnología más avanzada procedente de civilizaciones perdidas, construyeron muchos de los yacimientos megalíticos que vemos hoy porque querían inspirar la grandeza. Siempre que leo sobre historia, me choca la naturaleza bruta de los seres humanos. En cualquier época de la historia la vida era muy cruel. En prácticamente cualquier momento corrías el peligro de que te mataran, te violaran o te atracaran. Los magos se aventuraron en un mundo post-antediluviano y vieron que sus compañeros humanos vivían como animales. Por lo tanto, les enseñaron cosas sobre agricultura y medicina básica a la vez que intentaban inculcar sistemas religiosos y morales básicos. Como recordatorio, les dejaron una arquitectura megalítica realmente espectacular.

La siguiente civilización perdida… ¡Nosotros!

Desde mi punto de vista, nuestra civilización está en grave peligro de ser destruida por el mismo cometa o por los asteroides que destruyeron la avanzada civilización que Platón llamó Atlántida.

Algunos piensan que “el retorno del Fénix” tendrá lugar en nuestra época (de hecho, antes del año 2040 o cerca de él), y existe el peligro de que alguno de los objetos de su flujo de desechos pueda llegar a tener un diámetro de 30 kilómetros. Una colisión con un fragmento tan grande, como mínimo, significaría el fin de la civilización como la conocemos, y puede que incluso el fin de toda la vida humana de este planeta.

Ahora bien, al contrario que los atlantes y otras civilizaciones perdidas, nosotros estamos en una posición única al ser capaces de prevenir esa catástrofe. De esta forma, un impacto apocalíptico podría evitarse por completo si una pequeña proporción de los recursos y los fondos que nuestros gobiernos malgastan en ayuda externa inútil y en políticas intervencionistas en el extranjero se dedicara a vigilar las amenazas reales presentes en nuestro sistema solar y que regularmente cruzan la órbita de nuestro planeta, además de desarrollar la tecnología o los sistemas de guiado de armas capaces de alterar la trayectoria de una “roca del fin del mundo”.

Sin embargo, cualquiera que tenga una pizca de realismo político sabe que los gobiernos del mundo (especialmente los de las “democracias” occidentales) son incapaces de pensar a largo plazo o de planificar de forma preventiva, sobre todo en lo concerniente a las amenazas existenciales que pueden hacer que nos convirtamos en una de las muchas civilizaciones perdidas.

 

 

He elegido estos dos ejemplos porque están motivados por dos extremos opuestos del espectro político. Y a pesar del importante deseo público de lograr soluciones reales, de los políticos predicando con la necesidad de pasar a la acción y de los abundantes recursos y fondos para implementar dichas soluciones, el gobierno ha fracasado estrepitosamente a la hora de pensar a largo plazo. Si investigas un poco en páginas web de ideología libertaria, podrás ver otros cientos de ejemplos de un reiterado fracaso de los gobiernos cuando hay que pensar en lo que ocurrirá dentro de más de dos años.

Es completamente ilusorio tener esperanzas en que el gobierno llegue a organizar una defensa para nuestro planeta contra los riesgos existenciales a los que se enfrenta nuestra civilización. Por lo tanto, es necesario considerar una opción de libre mercado para la defensa espacial. Ahora bien, ¿cómo sería esta opción? Puede que algo parecido a la empresa SpaceX de Elon Musk. Es posible que gracias a Hollywood el público llegue a concienciarse sobre la amenaza que suponen las temibles rocas espaciales para nuestro planeta. Puede que incluso haya una manera de convencer a las empresas de seguros de que les interesa financiar la defensa planetaria. Mientras en el pasado sólo el gobierno estadounidense podía financiar este tipo de cosas, es posible que el precio sea menos elevado si se deja en manos del libre mercado. Éste podría ser otro ejemplo de que más vale prevenir que curar.

¿Sigues escéptico?

Debes tener en cuenta que ni de lejos he proporcionado tantos argumentos ni pruebas con tanto peso como las que ofrece Graham Hancock.

Así que si sigues siendo un escéptico con respecto a la Atlántida y las civilizaciones perdidas, te recomiendo que leas su libro.

Ahora bien, en mi opinión, el argumento más convincente es el que planteé al principio de este artículo. Y se resume en la siguiente pregunta:

Si no fueron creados por civilizaciones perdidas pero mucho más avanzadas que las conocidas, ¿cómo surgieron todos esos espectaculares yacimientos megalíticos?

Lecturas recomendables

Una recomendación sobre este tema es el libro “Los magos de los dioses”, de Graham Hancock. Ahora bien, no es precisamente una lectura ligera.

El autor realiza algunos análisis bastante técnicos sobre fenómenos geológicos y arqueológicos que me resultaron completamente incomprensibles.

Obviamente, debe realizar argumentos convincentes y guiados por los datos que resulten atractivos a los geólogos e historiadores profesionales, pero que pueden ser difíciles de comprender para las personas normales.

De todas formas, si tienes curiosidad sobre esta teoría de la Atlántida, te recomiendo que le eches un vistazo a varias entrevistas que le realizó Joe Rogan, y en las cuales debate durante varias horas acerca de sus teorías y sus hallazgos sobre civilizaciones perdidas.